IPv6 en las empresas

Ciberseguridad

Un protocolo es el conjunto de normas que se establecen en el proceso de comunicación entre dos sistemas. Al hablar de un protocolo de Internet se hace referencia a las normas que lo rigen, cómo es que los paquetes de comunicación se transmiten a través de la red.

El IP permite identificar de manera única y exclusiva cada uno de los elementos que se conectan a Internet. Este protocolo, en su versión 4, fue creado en la década de los 80 para identificar 4,300 millones de conexiones únicas.

Sin embargo, con la llegada de la telefonía móvil, el IPv4 se volvió insuficiente, pues se estima que habrá más de 40,000 millones de dispositivos conectados para los siguientes años. Así surge IPv6, cuya cantidad de conexiones es mayor que la cantidad de estrellas que existen en el universo.

El IPv4 se compone de cuatro campos de cuatro dígitos decimales, mientras que el IPv6 se compone de ocho campos de cuatro dígitos hexadecimales. Además, las IP de esta nueva versión se dividen en 64 bits para network y 64 bits para host, lo cual se traduce en 18 trillones de direcciones por cada red.

Tomando en cuenta esta nueva versión del protocolo, los expertos de Totalplay explican que, por ejemplo, con cada servicio que se contrate se tendrá acceso a 18 trillones de direcciones, por lo cual no será necesario preocuparse por falta de conexiones.

La transición de IPv4 a IPv6 debe ser paulatina. Es decir, se definirá qué servicios de la empresa pueden migrar, mientras que una operación mínima puede permanecer en la versión 4, hasta que la mayoría de los usuarios estén en IPv6.

¿Cuáles son los mecanismos de adopción de este nuevo protocolo?

Existen tres principales mecanismos transitorios para migrar a IPv6.

  1. Dual stack. Opción sencilla, mediante la cual los equipos de la red abren ambos protocolos. Es flexible y fácil de implementar.
  2. Túneles. El método más conocido es 6to4. Consiste en utilizar una infraestructura de direccionamiento IPv4 existente para llevar el tráfico de IPv6.
  3. Traductores. También, se le conoce como NAT (Network Address Translation). Aquí un dispositivo traduce los paquetes IPv6 en paquetes IPv4 o viceversa.

¿Cuáles son las ventajas de IPv6 para las empresas?

Número casi ilimitado de direcciones IP. Cada dispositivo conectado a Internet tiene su propia dirección IP. Ya no es necesaria la traducción de direcciones de red o NAT, como tampoco el subneteo. Permite la implementación más eficiente del IoT.

Soporte nativo para dispositivos móviles. IPv6 soporta el protocolo IPv6 móvil (MIPv6). Permite a los dispositivos móviles cambiar de una red a otra, independientemente de su ubicación física.

Autoconfiguración. Consta de mejores métodos para realizar la configuración automática.

Seguridad. El protocolo IPv6 puede ser mejorado con IPsec (Internet Protocol Security) para gestionar la encriptación y autenticación entre hosts.

Eficiencia. La gestión de paquetes es mucho más eficiente porque simplifica el encabezado de los paquetes. IPv6 también hace que el enrutamiento sea más jerárquico.

Actualmente, 35% de todos los internautas ya ha migrado a IPv6, en el caso de México representa 42.31%. Es decir, la adopción de este protocolo ya es una necesidad.

El equipo de Totalplay está listo para asesorar a las empresas y ayudarles a definir cómo preparar sus infraestructuras en la primera fase de adopción de IPv6, que consiste en la coexistencia de ambos protocolos, y que así continúen el camino hasta llegar a una migración completa.